CUARESMA

headerRN

Llego la Cuaresma y he estado pensando sobre la religión.  En particular me ha llamado la atención como tantos de nuestros profetas fueron iluminados en la naturaleza.  Me parece que es algo que comparten todas las religiones, como sus fundadores salieron solos al desierto o subieron a la montaña, y es allí donde encontraron su inspiración.  No es que sea experto, pero no recuerdo un solo caso de alguien que fuera “llamado” mientras cumplía con sus obligaciones frente al templo, o durante alguna ceremonia.

Quizá parezca extraño que un biólogo y ambientalista ofrezca su opinion sobre asuntos trascendentales. Y francamente dudé en compartir estos pensamientos por temor a ofender a alguien. Si lo hago, por favor sepan que no es mi intención. Pero la verdad es que todo naturalista es inspirado por el consuelo espiritual que encuentra en la naturaleza. De cierto modo, de eso se trata la conservación.  El que tendemos a ignorar, o deliberadamente omitir la vida espiritual de los científicos es uno de los problemas que tengo con como se practica la Ciencia.

El problema que tengo con la Religión, es que intenta ofrecer respuestas intelectuales a preguntas cuya única respuesta aceptable, es el Amor.

Muchas veces he pensado lo contrario, que la mayor carencia de los religiosos es el rechazo de la razón a favor de una fé ciega. Sin embargo, el decir “Porque lo dice la Biblia (o el Corán o la Torah)”, sigue siendo una razón. No es una buena razón. De hecho es pésima, y quizá la peor de todas.  Sin embargo, sigue siendo un esfuerzo por explicar lo inexplicable.  Y comienzo a pensar que el problema no es que su razonamiento sea fallido, sino el hecho mismo de que intenta razonar.

La Ciencia hace lo suyo bien porque reconoce sus límites.  Mide y predice lo mensurable y predecible.  Sin embargo, un mayor conocimiento no nos hace más felices.  De hecho, ni siquiera nos hace más inteligentes.  Nunca antes hemos sabido tanto como ahora sobre nuestro mundo, y sin embargo lo destruimos de maneras que hubieran sido no solo inconcebibles, sino inaceptables, a nuestros “ignorantes” antepasados.

Y así la Ciencia, tan buena para explicarnos como funcionan las cosas, no tiene idea de como debemos Vivir.  Frente a realidades que no se pueden medir, como la Duda, el Miedo, la Pena, la Ira, la Pérdida, la Avaricia, la Envidia, y la Angustia, no necesitamos más datos (o píldoras), necesitamos de sabiduría: de más humildad, más compasión, más generosidad, más empatía. En pocas palabras, de más Amor.

La Religión, en mi opinion, mantiene su popularidad no por que sea eficaz enfrentando estos problemas, sino simplemente porque no sabemos a quien más recurrir.  Pero la religion es de hecho bastante mala haciendo lo suyo.  Desde humillaciones cotidianas, pasando por corrupción y abuso, y llegando hasta guerras, la religión continuamente nos ofrece lo opuesto de lo que nos promete.

Quizá por esto más y más personas se identifican como “espiritual, pero no religiosa”.  Anhelan por expresar su sed de “algo más”, y al mismo tiempo exponer el fraude de que han sido víctimas.

Porque una religión que no consuela, no eleva, no libera, no nos une, es inútil.  Y cuando nos divide unos contra otros, es peor que despreciable. Es malévola.

Y pienso que el problema tiene que ver con intentar explicar lo inexplicable, y organizar lo intangible.  La Religión trata de hacer esto a través de cuentos, reglas y rituales que más bien tienden a separarnos.  Pero por más desconcertantes que sean estas herramientas, siguen siendo respuestas intelectuales a preguntas espirituales. E intentar resolver un problema espiritual con el intelecto, es como querer aliviar el hambre hablando de comida.

Porque si somos honestos, ninguno de nosotros sabe cual es la voluntad de Dios, o siquiera que es Dios.  De hecho, dudo mucho que podamos concordar en lo que es la Vida; y mucho menos si ésta tiene algún propósito o sentido.  Entonces, ¿porqué no acoger esa incertidumbre que tenemos todos en común? Es algo que nos une a todos: creyentes, herejes y ateos.

Recordemos que toda la humanidad, en todo su esplendor y en todo su horror, sigue siendo apenas una minúscula fracción de la Creación misma.  Y que en el mejor de los casos nuestra comprensión nos alcanza apenas para entrever por un instante destellos de pequeños fragmentos que sugieren el todo, pero nunca lo revelan.  Y así, todos nuestros rituales y ceremonias son tan solo pobres representaciones simbólicas de un Universo que contemplamos con ojos miopes. Nuestros dogmas son malas traducciones de fragmentos escuchados al azar en un idioma que apenas comenzamos a estudiar.

Es por eso que propongo que la Religión entregue de una vez por todas las llaves del Reino del Saber a la Ciencia.  Y en cambio recupere el trono del Misterio, acogiendo aquellas Verdades que existen no para ser explicadas, sino vividas.  Abandonemos de una vez esa religión que opina ante todo, a cambio de una religión dedicada a ofrecer Esperanza, Alegría y Paz.

Que la religión se abstenga de buscar respuestas ante nuestras tragedias (dejemos eso a la ciencia) o de buscar culpables (dejemos eso a la ley), y que ofrezca mejor un consuelo incondicional.

Ante nuestras dudas y angustias, que se abstenga de perorar vanamente, y ofrezca mejor simplemente escucharnos con empatía.

Y en vez de depender de templos y sacramentos, de rituales y ceremonias, regresemos la religión a la Naturaleza, pues seguramente la obra de Dios nos ofrece mejores lecciones que las manos del hombre.

En un mundo cada vez más ruidoso y atareado, busquemos una religión que resucite el arte perdido de estar tranquilo y en paz, de mantenerse quieto en en silenciosa contemplación.

Y que se preocupe menos por nuestro destino, y más por que nuestra realidad actual sea una de Amor.

David Nuñez es biólogo, fotógrafo y autor de   varios libros sobre la fauna del Caribe Mexicano, así como miembro fundador de  Mexiconservación.

2 responses to “CUARESMA

  1. Hola David. En menudo tema te metiste! Puedo decirte que coincido contigo pues, en mis años en el campo, ha sido la naturaleza la que me ha dado la mejor relación con Dios y con el Universo. Creo que a esa maravillosa capacidad de contemplación que he podido adquirir con el tiempo, admirando flores, insectos, aves, estrellas, hojas, piedras…. lo que sea! le debo mi serenidad ante la vida y las personas. Gracias, como siempre, por tus reflexiones tan personales y bien plantadas. Saludos y síguenos compartiendo tus escritos.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s